A la caza y captura de la picaresca en siniestros

La figura y pericia del perito cobra una importancia vital cuando ocurre un siniestro. Él es el árbitro que dictamina qué ha pasado y cómo, a quién o qué ha afectado, de quién es la responsabilidad y cuál es la indemnización que debe cobrar el asegurado. En definitiva, él es quien determina la veracidad de los daños. Pero muchas veces, tiene que hacer frente a la picaresca o a situaciones un tanto peculiares o anecdóticas.

Sergio Vegas Martínez* nos comenta varias anécdotas que reflejan la pericia que todo perito ha de tener para detectar la picaresca de algunos asegurados…

*************

A lo largo de mi vida profesional he gestionado más de 12.000 siniestros, donde me he encontrado de todo, aunque las situaciones más comunes pueden ser de este tipo:

– El típico compadreo de asegurado y vecino sobre la fecha de ocurrencia de un siniestro, cuando la fecha de efecto es reciente. Como norma, suelo realizar visitas al piso inferior, indicando que sin decirlo explícitamente voy a medir y ver cómo está la humedad. Después de estar un rato en la vivienda, dialogando con el inquilino y rebajando la tensión del primer momento, se puede “conseguir” que éste confirme la fecha en la que realmente tuvo lugar el siniestro, pues la degradación de los daños te aporta mucha información.

– Es muy típico que en los robos de trasteros los asegurados intenten “colarte” diversos objetos que claramente se ven que están en desuso o que son bastante antiguos. Cuando se roba en trasteros, lo normal es que los ladrones busquen objetos de alto valor, como bicicletas, herramientas… Por lo tanto, incluir objetos de poco valía en la lista de bienes robados no es muy creíble.

– En robos te intentan engañar con objetos de dudosa justificación como joyas y, sobre todo, con elementos de electrónica y otros que no son normales que se hayan sustraído, dado su bajo valor de venta. Cada siniestro es un mundo, por eso hay que pedir facturas, fotografías, tiques… e investigar. La experiencia es una buena maestra: hay que verificar bien las estancias de una vivienda para valorar el tipo y calidad del contenido que hay, ver dónde estaban los objetos, etc. A veces te intentan reclamar un televisor led y cuando ves el sitio donde estaba, ves claramente que se trataba de un TV antiguo de tubo.

–  Ayuda mucho verificar posibles preexistencias en los típicos siniestros que reclaman daños en exterior. Una buena herramienta es Google Street View, que te ayuda a verificar qué daños ya existían antes del siniestro.

En fin, todo este proceso de ver, descubrir, escuchar, analizar y valorar es complicado. Cada siniestro es un mundo en sí mismo y con ello la psicología de cada asegurado y la picardía que aplica y su distorsión de los datos reales.

 

*Sergio Vegas es ingeniero industrial, trabaja en Grupo GAB desde hace 14 años, realiza todo tipo de peritaciones (riesgos diversos, maquinaria, industrias y tasaciones de fábricas.